Pechugas de pollo rellenas al horno

20130424-230416.jpg

¡Hola a tod@s!

Hoy le toca a la morena estrenarse en el blog :) He decidido arrancarme con una de esas recetas súper resultonas y sencillas al mismo tiempo. Lo mejor que tiene es que se adapta perfectamente a los ingredientes que tengáis en casa, digamos que ninguno es imprescindible excepto el pollo claro (más que nada porque le da el nombre a la receta :P).

Como os comentaba en mi presentación nunca utilizo cebolla, ahora ya la como pero no me gusta cocinar con ella, de todas formas como hay muchos locos de la cebolla, con cariño, la podéis incorporar sin ningún problema. ¡Allá vamos!

Ingredientes…

  • 2 pechugas de pollo
  • 2 zanahorias
  • 2 tomates maduros
  • Jamón serrano o cocido, en este caso hemos usado serrano
  • 1 lata de aceitunas negras
  • 1 bola de mozzarella
  • Queso rallado, en este caso hemos usado mozzarella
  • Sal
  • Pimienta
  • Albahaca
  • Orégano
  • 1 chorrito de aceite de oliva
  • 1 chorrito de vino blanco
  • Palillos, opcional

Con las manos en la masa…

Necesitamos como siempre un cuchillo bien afilado y una tabla de cocinar. Pelamos y partimos en trocitos la zanahoria (si usáis la cebolla haced rodajitas con ella y luego tirarla a la basura) y hacemos rodajas con los tomates (yo los he pelado porque estaban muy maduros y salía la piel sola con las manos). En el molde de horno que vayamos a utilizar echamos un chorrito de aceite y colocamos la zanahoria, la cebolla, los tomates, las aceitunas negras y espolvoreamos sal, orégano y albahaca (iréis viendo que estas dos especias son imprescindibles en mi cocina, son como el perejil para Arguiñano).

Preparamos el jamón en lonchas, serrano o york (a mí me gusta más el serrano por el toque saladito que le da), y partimos en rodajas la bola de mozarrella. Partimos las pechugas a la mitad (las abrimos como haciendo dos más finas, podéis o separarlas en dos o bien dejarlas como un libro, como os sea más cómodo) y las rellenamos con el jamón y la mozarrella. A mí en este punto me encanta echarles dentro pimienta, orégano y albahaca. Para que no se desmonten las dos mitades en el horno lo mejor es poner un par de palillos para cerrar cada pechuga.

Las colocamos encima de las verduras que tenemos preparadas en nuestra fuente de horno y finalmente lo cubrimos todo con el queso rallado. Lo metemos en el horno precalentado (10 minutos a 180º) más o menos media hora. Si os gusta que la zanahoria no esté crujiente os aconsejo que lo dejéis 45 minutos, controlad que no se os quema el queso rallado espolvoreado.

Y como siempre ha llegado el momento de disfrutar =)

20130424-230553.jpg

Anuncios

3 comentarios en “Pechugas de pollo rellenas al horno

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s