Pizza vegetariana

20130527-222345.jpg

¡Hola a tod@s!

¿Cómo va la semana? Yo la verdad que he tenido un empezar infernal muy duro, solo os digo que voy escribiendo la entrada en el autobús de vuelta a casa… ¡pero no os abandonamos nunca! Hace tiempo que tenía esta receta preparada pero se me había olvidado ponerla en el blog, ¡con lo buena que está!

Está dedicada especialmente a mi madre ya que es vegetariana, o eso dice ella porque el domingo la vi comiendo lonchas de chorizo… (¡Un beso mami!), y siempre me comenta que tenemos que poner más recetas con verduras para animarse a cocinar. ¡Así que esperamos que la hagas y nos mandes muchas fotos!

Realmente no es una pizza como tal porque no lleva tomate frito ni ninguna otra salsa, pero la base que utilizamos para hacerla sí que es de pizza, en este caso concreto de Buitoni Finissima porque queda súper finita (a que nunca lo habríais adivinado:P) y muy crujiente. Si no tenéis masa para pizza sirve también una placa de hojaldre, lo único que tendréis que darle muchos pinchazos con un tenedor para que no os hinche en el horno (sí amigos belgas, de nuevo el horno, ¿habéis hecho ya el bote para comprar uno?).

Lo mismo os digo con los ingredientes, a continuación os doy unas cantidades de referencia, pero podéis echar más o menos, quitar o poner ingredientes, todo en función de los gustos y de lo que tengáis en casa.

Ingredientes…

  • 8-9 tomates cherry.
  • 1 lata de maíz dulce.
  • 1 calabacín.
  • 1 pimiento rojo.
  • 1 lata de aceitunas, rellenas, manzanilla, negras… las que os vuelvan locos.
  • 4-5 espárragos trigueros.
  • 1 bola grande o 4-5 pequeñitas de mozzarella de Búfala.
  • Sal, aceite y orégano.

Con las manos en la masa…

Aquí empieza lo complicado (que nooo que es broma). Precalentamos el horno a la temperatura que os indique la base que utilicéis. Mientras tanto partimos todos los ingredientes en trocitos, excepto los tomates cherry que es genial que exploten en la boca y lo colocamos todo sobre la base de la pizza. Echamos sal al gusto, un buen chorro de aceite y por supuesto no puede faltar el kilo toque de orégano.

Metemos nuestra pizza en el horno, sin quitar el papel sobre el que viene envuelta la masa, y esperamos hasta que esté completamente hecha. La partimos en porciones, y ¡a disfrutar! Complicado ¿verdad :P?

Trucos varios…

Las verduras sueltan bastante agua durante el proceso de horneado, lo que hará que la masa de la pizza tarde bastante en hacerse y en muchos casos se agüe impidiendo que os quede crujiente. Para evitar esto tengo trucos varios que por supuesto comparto con vosotros para que os quede perfecta:

  1. Ponerla en el horno a media altura y dejarlo a la temperatura y tiempo que indica las instrucciones de la base. A continuación, bajar la temperatura, cubrir con un papel de horno la parte de arriba y dejarlo más o menos otros 20 minutos, por supuesto controlándolo mucho para que no se queme.

  2. Otra opción, es meter unos 3 minutos la base de la pizza en el horno antes de cubrirla con los ingredientes, de esta forma ya se habrá medio hecho y os quedará súper crujiente.

  3. ¡Qué por opciones no sea! También podéis partir las verduras, ponerlas sobre un papel de cocina muy absorbente, echarles sal por encima y esperar unos 10 minutos a que suelten el agua. De esta forma ya no tendréis que hacer peripecias para obtener ese toque crunchi.

20130527-222448.jpg

Anuncios

7 comentarios en “Pizza vegetariana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s